El concejo de Teverga es una de las zonas con mayor patrimonio de la región. Cuenta con con una fauna y flora exquisita en cada uno de sus tres valles y por ello su territorio ha sido integrado en el Parque Natural de las Ubiñas – Mesa, declarado Reserva de la Biosfera.

Teverga ofrece un gran número de espacios que no  pueden dejar de visitarse en nuestro recorrido por el concejo. Espacios que nos recompensarán por su  extraordinaria belleza y facilidad de acceso.

Cueva Huerta

El macizo de Peña Ubiña, en el límite con Somiedo se alza el cordal de La Mesa y en la divisoria entre Quirós y Teverga, se encuentra la Sierra de Sobia…

Cascada del Xiblu

Con unos  70 metros de altura está ubicada en el recorrido del río de la Verde. Se puede acceder desde de La Focella por la Ruta de  de la Braña de Las Navariegas

Los puertos  de Ventana y San Lorenzo en los pasos hacia León y Somiedo.
El puerto de Ventana está situado en la cabecera del valle de Teverga ociupado en su parte asturiana por los terrenos de las parroquias de Páramo y La Focella. Se trata de una zona de alta montaña con hábitats de gran valor ecológico, en los que se combinan espacios de gran naturalidad, como bosques de roble y haya con terrenos de uso agrario, muchos de ellos en situación de abandono a causa de la prograsiva pérdida de la actividad pastoril.

Puertos de Marabio

Marabio se caracteriza por una serie de dolinas y valles ciegos de corto recorrido que drenan las aguas de escorrentía hacia sumideros naturales creando cuevas y oquedades de gran valor geológico. En otras ocasiones, el agua crea lagunas como la de la Barrera o la de Veiga Catro.

Parque Natural Ubiñas - La Mesa

Declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco en Julio de 2012. Se trata de un territorio de montaña caracterizado por un relieve de fuertes contrastes cuyas altitudes van progresando de norte a sur, encontrándose las más elevadas en el límite con León.

Laguna Sobia

Situada en una hondonada del Cordal de Sobia. Se tiene acceso desde Sobrevilla o desde Carrea. Ambas sendas confluyen (zona baja de Peña Sobia) en una senda que serpentea por las estribaciones de la mencionada peña hasta llegar a la laguna.

Fauna de Teverga

La fauna tevergana conforma un inagotable habitat de vida salvaje que en el caso de la fluvial ofrecen a pescadores y curiosos, largas jornadas por el fondo de los tres valles teverganos desde abril hasta agosto.

No podemos desdeñar tampoco la riqueza de sus montes poblados por decenas de corzos, jabalís, liebres, ciervos y reptiles. Sin olvidar que la zona es uno de los principales núcleos de reproducción osera occidental.

Para los melómanos nada mejor que madrugar para escuchar el hipnótico canto del urogallo en los meses de mayo y junio o la quejosa “berra” del venado en los atardeceres de septiembre y octubre.

La variedad ornitológica tevergana permite al visitante practicar la “caza fotográfica” disparando a palomas torcaces, vencejos, jilgueros, avefrías, cucos, milanos o buitres en plena naturaleza.

Flora de Teverga

Más de la mitad del territorio tevergano es superficie forestal, distribuido a partes desiguales en arbolado, superficies de pasto, monte bajo y cultivo. En Teverga existe un predominio de la hoja caduca con manchas forestales de hayas, robles, castaños, abedules… e importantes zonas destinadas a especies frutícolas de manzano, peral, cerezo, castaño, avellano o ciruelo; que según la época del año contribuyen a modelar un paisaje cromático rico en matices.

La medicina alternativa encuentra en el concejo un importante universo de romero, apio, menta silvestre, manzanilla, cola de caballo, diente de león… Y qué decir de la gran variedad de flores silvestres que como las margaritas, orquídeas, narcisos, madreselvas, lirios, brezos, etc, acentúan el color de los caminos y alegran el paseo del viandante.